NUEVO INFORME DE INTELIGENCIA DE INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA EN URUGUAY 20/21

Fecha de publicación: 22/12/2020

Los cambios en las tendencias internacionales producto de la crisis sanitaria pueden representar una oportunidad para Uruguay, que gracias a su resiliencia, estabilidad macroeconómica, calidad institucional y calidad de vida, continúa siendo un destino atractivo para la IED.

El área de Inteligencia Competitiva de Uruguay XXI presentó esta semana el nuevo Informe de Inversión Extranjera Directa (IED) en Uruguay. El reporte señala que si bien la pandemia del COVID-19 afectará a los flujos de IED, los cambios en las tendencias internacionales de inversión constituyen una oportunidad para el país. Por su calidad institucional, solidez macroeconómica y resiliencia ante los shocks externos, Uruguay se posiciona como un destino atractivo para los inversores.

Respecto al análisis de la situación pre-pandemia, el informe destaca que para 2019 los flujos de IED aumentaron levemente frente al año previo a nivel global, con un crecimiento explicado en gran medida por mayores flujos de capital hacia Europa. América Latina, en tanto, ya registraba una reducción del 8% en 2019, totalizando U$S 161.000 millones, con Brasil y México como los mayores receptores de IED de la región.

Es de esperar que la pandemia del COVID-19 afecte sensiblemente los flujos de inversión extranjera directa, con una reducción de 40% a nivel global en 2020, de acuerdo a la previsión de UNCTAD. Incluso, se espera que los efectos de la crisis sanitaria en la IED afecten la inversión de forma permanente, con consecuencias a corto y largo plazo.

Uruguay es un país abierto a la inversión extranjera y donde existe un amplio consenso respecto a la importancia de la IED para el desarrollo de la economía nacional. Las sucesivas administraciones han generado un clima de inversión adecuado, con un ambiente amigable para hacer negocios, un régimen jurídico estable y atractivo, y un marco normativo e institucional que se adapta a las necesidades de los inversores.

En esa línea, el informe refiere que el crecimiento económico de la última década ha propiciado oportunidades de inversión en diversos sectores - agronegocios, forestal madera, cannabis, servicios globales y energías renovables- además de en sendos proyectos de inversión específicos.

El informe destaca que estas cualidades distintivas sumadas a los cambios en las tendencias internacionales de inversión significan una ventana de oportunidad para Uruguay, en la medida en que aspectos como la calidad institucional y la resiliencia adquirirán creciente importancia a la hora de elegir un destino para invertir.

Asimismo, el gobierno uruguayo ya ha introducido cambios normativos que favorecen la inversión, tanto nacional como extranjera.

Por su buen manejo de la crisis sanitaria global, y su destacado desempeño en factores ambientales, sociales y de gobernanza, Uruguay se destaca como un socio preferencial para hacer negocios entre los países emergentes.

Reglas de juego claras, estabilidad macroeconómica, apertura financiera y comercial, se suman a una batería de incentivos de inversión que, junto a la destacada infraestructura y amplia disponibilidad de capital humano calificado, hacen de Uruguay un destino excepcional para invertir.

Es por esto que el nuevo informe de inteligencia competitiva de la agencia de promoción de inversiones, exportaciones e imagen país, afirma que aún en un escenario mundial desafiante, Uruguay seguirá siendo un destino atractivo para la inversión extranjera directa, gracias a los factores estructurales antes mencionados, que han cimentado su favorable posición como socio de negocios.

Para acceder al Informe de Inversión Extranjera Directa, diríjase aquí.


retornar

  • compartir